Matan al que ayudó a fugar al 'Gringasho'


TRUJILLO.- La madrugada del 28 de abril, un grupo de criminales de la banda de “El Soli entró al Centro Juvenil de Trujillo y rescató a balazos al “Gringasho”.

Cuando se visualizaron las grabaciones de las cámaras de vigilancia todos quedaron sorprendidos al descubrir que quien los dirigió estuvo disfrazado de policía.

Los investigadores agotaron los esfuerzos por identificarlo y finalmente obtuvieron un nombre: Valentín Alvarado Armas. Se trataba de un muchacho conocido en El Porvenir como “Valentín” o “Gordo Valentín”.

Desde entonces, no se supo nada de él, por lo menos no hasta la semana pasada cuando un sicario lo sorprendió en Chimbote y le arrancó la vida de 7 balazos.

“VALENTÍN” SE DISFRAZÓ DE POLICÍA
Valentín Alvarado Armas tenía 24 años y vivía en la cuadra 2 de la calle María Julia, en el sector Río Seco de El Porvenir.
Su casa se ubica a escasas cuadras de la vivienda de Roberto Carlos Gutiérrez Guzmán, alias “El Soli” (jirón Atahualpa), quien se encuentra preso por asesinato en el penal de Cachiche, en Ica.

Esta cercanía, sin embargo, no era el único indicio por el que la policía sospechaba se trataba de uno de los miembros de “Los malditos de Río Seco”.

El verdadero motivo de esta presunción radicaba en que su nombre fue mencionado en la investigación que realizó la Divincri Trujillo para identificar a los criminales que entraron a la ex Floresta y rescataron a balazos al “Gringasho”.

Según la acusación, “Valentín” era aquel hombre al que las cámaras de seguridad captaron en los precisos momentos que trepaba la pared del reformatorio vestido de policía la madrugada del sábado 28 de abril.

El miércoles 16 de mayo, Satélite publicó la entrevista a uno de los cuatro menores que estaban en la habitación de castigo de la ex Floresta aquella noche y que fueron baleados por “Gringasho” en su fuga.

Este menor, de iniciales A.Ch.R., confesó, mostrando los cinco balazos que por poco acaban con sus 16 años de vida, que sí reconoció a quienes rescataron a “Gringasho”.

No sólo mencionó a Delmer Vásquez Chacón o Delmer Chacón Vásquez, alias “Culebra”, que fue el encargado de guiar al grupo, sino también a un tal “Valentín”.

¿Quién es el que se disfrazó de policía?, preguntamos en aquella entrevista a A.Ch.R.

“El “Valentín”, también le dicen “Gordo Valentín”, respondió. Es más, para que no deje lugar a dudas, agregó que “Valentín” vivía en la calle María Julia, a espaldas de la casa de “El Soli”.

LO MATARON EN CHIMBOTE
La investigación continúo, pero por temor a una venganza de “Los malditos de Río Seco”, muchos testigos prefirieron no seguir acusando a los implicados en la fuga. Desde entonces no se supo más de “Valentín”.

Sin embargo, la noche del miércoles 26 de setiembre, Valentín Alvarado Armas volvió a hacer noticia, esta vez en Chimbote.
Eran las 10:30 p.m. y caminaba con su amigo Luis Luján Ulco (21) por la cuadra 2 de la avenida Arequipa, en el pueblo joven Esperanza Baja, cuando un station wagon le cerró el paso. Antes que pudiera reaccionar, bajó un sicario que lo rellenó de plomo.
Según la autopsia, recibió 4 balazos en la cabeza y 3 en el cuerpo que acabaron con su vida 20 minutos después en el hospital La Caleta.

La Policía de Chimbote calificó el crimen como un ajuste de cuentas. La investigación determinó, además, que “Valentín” tenía registrados en su celular los números telefónicos de hasta 10 delincuentes de la zona con los que se comunicó antes de morir.

Las indagaciones posteriores determinaron que minutos antes de ser sorprendido por la ráfaga de disparos, había llegado a la casa de una mujer para cobrarle 500 soles por proteger una construcción.

Ante esta versión, la policía de Chimbote tiene fuertes sospechas que la muerte de “Valentín” fue ordenada y ejecutada por la banda liderada por alias “Gora”, un delincuente que posee el monopolio de la cobranza de cupos por las obras públicas que ejecuta el gobierno regional y las municipalidades.

El fin de semana, el cadáver de Valentín Alvarado Armas (24), o simplemente “Valentín”, llegó a Trujillo para ser velado en la que fue su casa de la calle María Julia del sector Río Seco, en El Porvenir.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada